Empresas que apoyan
esta festividad

Fiesta de la Santa Cruz

Es una tradición que tiene sus orígenes hacia el año de 1953 cuando gente proveniente del estado de Zacatecas emigro hacia Baja California y con ello trajo ilusiones, ganas de trabajar y por supuesto sus costumbres.
El lugar donde se lleva acabo año con año esta celebración es el Ejido Cucapah Indígena en el Valle de Mexicali Baja California, 23 millas al sur de esta ciudad sobre la carretera al puerto San Felipe y a tan solo 25 millas del estado fronterizo de California.
En el Cucapah indígena la celebración es más tradicional y evoca a una danza donde los protagonistas son jóvenes de 13 y hasta un poco más de 30 años, que son conocido como “Matachines” o “Matlachines”, esta palabra de acuerdo a información consultada en la página www.epcc.edu de El Paso Community College y en palabras de Douglas Kent Hall surge en el SIGLO XVI de la palabra árabe “muttawajjihin” que significa “el que porta una mascara”, de hecho matachines del norte de Nuevo México siguen utilizando una mascara de acero.

Investigadores creen que los españoles y los portugueses trajeron la danza Matachín a América donde estas fueron enriquecidas por las Danzas de los Indígenas nativos cuando estos fueron convertidos al catolicismo. La danza matachín desapareció de Europa después del siglo 17 no siendo así en América Latina donde se danza aun, especialmente en días festivos como el 12 de Diciembre y el 3 de mayo.

Es así como a través del tiempo y la distancia esta celebración sigue vigente y es motivo de orgullo para la gente que es protagonista como danzante o como aquel que pone todo su esfuerzo para lograr que su tradición siga adelante.
La indumentaria que portan se puede encontrar en diferentes partes del país e incluso en entidades fronterizas de Estados Unidos, estos guardan similitudes y a la vez grandes diferencias de acuerdo a la región en donde se encuentre debid o a adaptaciones y a la influencia cultural de cada región.
Los danzantes del ejido Cucapah Indígena luce trajes vistosos y coloridos que son confeccionados por la propia comunidad y que año con año requiere de mantenimiento para que durante las festividades luzca impecable para estos personajes que asemejan a un cazador y guerreo donde su capitán o el monarca simboliza ser Moctezuma el ultimo Rey Azteca.

El elenco que conforma esta celebración es interdependiente uno de otro pues cada una de las partes es indispensable para poder llevar acabo esta festividad.

Las partes que conforman esta danza son las siguientes:

Integrantes

Matachines, la cantidad de estos puede variar, pero como mínimo tiene que ser 12 integrantes para que su coordinación se dé, de forma exitosa en cada uno de los sones.
Violinista, es uno de los personajes más importantes pues es quien da la pauta e interpreta las piezas musicales que dan ritmo a los matachines.
Fiesteras, posiblemente son los personajes que menos vemos durante la celebración, pero son estos quienes se encargan de que luzca colorida esta fiesta en todos los lugares donde los danzantes hacen aparición.
Comité, es el motor económico y logístico que mueve a la fiesta año tras año, a cargo del mantenimiento de los trajes, y los detalles que hacen lucir este evento, como los atractivos juegos pirotécnicos.


La tradición
Los jóvenes integrantes del grupo de danza inician su preparación de 3 a 4 semanas antes del evento, ellos necesitan practicar cada uno de los sones, para lograr coordinación y sobre todo adquirir la condición física que requieren para poder soportar el esfuerzo de bailar durante dos días consecutivos.
El primer día de baile, el 2 de mayo, se llama “ Ensayo Real” y durante este día se repasan la mayor parte de los sones, esto portando el traje tradicional.
Las actividades del 3 de mayo inician en la madrugada, dándole las mañanitas a la cruz con baile, a las 12 del día se vuelve a bailar y a las 6 de la tarde inicia el evento principal con un procesión, recorriendo cerca de 2 km danzando de la Iglesia del ejido al lugar donde tradicionalmente se baila y se lleva acabo la fiesta de la comunidad, en esta procesión es común ver gente que paga mandas, recorriendo la procesión de rodillas.



Los Sones

Lamentablemente el paso del tiempo ha dejado afuera algunos que posiblemente queden en el olvido.
Estos son algunos de los sones que se bailan.

La Cruz, este es aquel con el que se abre cada sesión de danza y es el más representativo entorno a esta celebración.

La víbora, es un son divertido donde los integrantes simulan formar una víbora que rodea a el mal para acabar con el.

La mula, es uno de los bailes donde se logra una interacción más activa con el público y es aquel donde los danzantes se llevan más aplausos de los espectadores.

El Adiós, este son, solo se baila una vez durante toda la celebración, ya que este es el que marca el final de la fiesta, por este motivo es el que con más pasión los matachines.